Pirata i Pablo

Pablo, I think this is the beginning of a beautiful friendship.

Pablo i Pirata

En Pirata i en Pablo són, aparentment, molt diferents. En Pablo va arribar a El Jou quan buscàvem un company per a en Pedro, un altre poni fiord, més gran de mida, més potent. En Pirata va arribar de rebot, després d’haver treballat al bosc, amb ferides i traumes que encara no acabem de capir del tot. Havia perdut un ull, que no havia estat operat i curat, i no devia fer poc, perquè ja es deia Pirata quan va arribar a les nostres mans.

La història del Pirata fa pinta que deixaria Oliver Twist com a un ploramiques mal educat, i algun  dia explicarem el que sabem, i el que no. Però el fet que li falti un ull, i certa desconfiança cap a la vida en general, fa que no s’hagi adaptat bé a viure en manada. En Pablo no té company permanent, i tot i que és tolerat, sempre és l’últim mico en la estricta jerarquia que és la vida en manada.

Però, malgrat les diferències, s’agraden. I tenen aficions comunes, com escapar-se si el vailet no està electrificat com Déu mana.

Selfie

Ahora que ya está pasado de moda.

 

actualitza 154

Alf

Según nuestra amiga Ethel, se parece a Alf, y así se ha quedado. La verdad es que las orejas estarían un poco sobredimensionadas, pero sí se detecta semblanza, sí:

Nos tememos que los niños de ahora ya no tienen ni idea de quién era Alf, pero qué le vamos a hacer. Nosotros le damos de comer, nosotros le ponemos nombre. Gormitti hubiera estado bien, eso sí que lo pillan los niños de ahora. Y Patricio.

Nuevo équido

Pues tenemos nueva chica en la oficina. Cambiad “chica” y “oficina” por “burro entero” y “cuadra” y ya lo habréis pillado.

Aquí cuando llegaba:

El nuevo es el de la izquierda. ¿A que da rabia, cuando te pisan la broma de antemano?

Estamos buscándole nombre. Según sus antiguos dueños, le solían llamar “Salao”. En fin. Tampoco lo decían muy convencidos. Es un burro zamorano, y hemos pensado llamarle “Piropo” o “Spirou”. Como véis, subliminalmente lo destinamos a llevar niños encima, al pobre. Si nos decís qué nombre preferís, mejor, que seguimos con dudas. Se aceptan sugerencias, aunque no prometemos nada.

Beverly (Bev)

Esta chica, camuflada en la nieve, es Bev. El nombre se lo pusieron las alumnas de Turismo Rural de la primera Escuela Taller, antes incluso de que llegara Anna, porque era muy fina, pija y caprichosa, y entonces causaba furor la serie para adolescentes Beverly Hills. Y, la verdad, el nombre lo clavaron, porque unos doce años después sigue siendo fina y caprichosa… Aunque pija ya no tanto, ha nevado mucho desde entonces.

Inicialmente usábamos a Bev como yegua para rutas, pero su carácter asustadizo la hacía desaconsejable para novatos (aka “nuevos jinetes”). La edad no la ha tranquilizado, y aunque ahora le ponemos la silla de montar en raras ocasiones, sigue teniendo la chispa de siempre. Tiene una especial relación de amor-odio con Artemisa, la otra yegua cruzada que nos queda de los viejos tiempos, y eso provoca situaciones curiosas cuando las mezclamos en grupos más grandes. El tema de la jerarquía entre los caballos da para otro post, y largo.

Antes de centrarnos en la cría del PRE producíamos también potros con las yeguas cruzadas de ruta, como Bev. Por suerte, sus hijos e hijas son mucho más valientes que ella.

De Bev nos hemos caído todos.

Artemisa (Misae)

Artemisa es una yegua cruzada, veterana, que conseguimos en circunstancias especiales… Ella inauguró la nomenclatura mítica entre nuestros caballos. Es la yegua preferida de Anna, la usa mucho como guía. La llamamos Misae no sólo por abreviar, sino también por la mala leche que tiene, como la mamá de Shin-Chan… Aunque el nombre de Artemisa también le pega a su carácter.

Es muy difícil conseguir que Misae vaya al paso, lo suyo es un trote constante aderezado con galopes para desbravar. A pesar de no tener un entrenamiento específico, es capaz de seguir el ritmo a caballos mucho más entrenados solamente a base de ovarios.

Artemisa tuvo algunos potros antes de centrarnos en el PRE, la última de ellas Atalanta, fruto de una escapada fugaz de Ilion.

Kabú

ideal para juegos de rol...

Va disfrazado, pero los que le conocéis sabéis que es Kabú. Es inconfundible. El Pau Gassol, el Tkachenko de los caballos de ruta. Es difícil subirse por la altura, pero una vez arriba la cosa siempre va como una seda: fiable donde los haya. Con los demás caballo es dominante, ejerce de jefecillo, pero a los demás nos respeta.

Su nombre de verdad, hasta donde son verdad las cartillas sanitarias de la Generalitat, es Karbú, pero a Anna no le gustó y le quitó la erre. En un documental vimos que había un pájaro por alguna isla del pacífico que se llamaba así, pero San Google no nos ha dado respuestas rápidas, que son las únicas que cuentan por el intenné.

Pastís

Pastís hace poco que está con nosotros, pero ya ha cultivado una buena reputación como caballo fiable y obediente. Es una cortesía de Salvatella (¡Gracias, Hassan!), y cuando llegó estaba como una vaca, de tanto comer el mismo forraje que las yeguas de cría. Ahora se ha puesto en forma y cada vez lo utilizamos más para rutas y clases.

Sobre el nombre… Digamos que inauguramos una nueva nomenclatura dedicada a los niños (en catalán, para los lectores de fuera del Principado, pastís es pastel). Y a los adultos que vengan a las cuadras ya les explicaremos de dónde viene en verdad el nombre…

Pedro

Pedro es un pony fjord, o sea, fiordo, o sea, de Noruega. Y sí, es su nombre de verdad… Tiene papeles y todo. Tiene 5 años y es la cosa más adorable desde que aparecieron los gremlins a estricta dieta nocturna. Eso sí, a pie. Subido en él, la cosa cambia. Pero como decía aquel, estamos trabajando en ello,  y cada día va mejor.

A primera vista la gente no lo identifica como pony, porque los fjord son bastante grandes de talla. Nada que ver con el típico Shetland de feria. Se supone que Pedro incluso tira de carro, pero lo dejaremos para más adelante, cuando sepamos como se hace eso.

De momento, sólo lo montamos nosotros, pero al paso que va pronto estará disponible para el gran público.

Pólux

Éste es Pólux. Es, como Arisuá, un superveterano de nuestras cuadras, y muy amigo suyo, por cierto. Llego con Cástor, claro, pero por suerte se separó del mito y continuó con nosotros cuando Cástor se fue, en lugar de seguirle a las estrellas.

Es un caballo cruzado, pero siempre tuvo pintas de pura sangre. Ahora ya tiene una edad, pero cuando llegó era una bala con patas, y la inexperiencia de los jinetes de aquel entonces (sí, fue Jairo) provocó que el pobre bicho considerara normal salir a galope tendido a primera de cambio. Por suerte, es un gran corredor, muy estable, y cuando Anna llegó estuvo batallando con él hasta corregirle el defectillo. Ahora es el preferido de los niños, y lo montan a cualquier edad.

Siempre fue delicado, de piel fina, propenso a las heridas, pero sigue con nosotros… Y por muchos años.

un Quetzal sobre Pólux

Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function eljou__get_svg() in /usr/home/eljou.com/web/wp-content/themes/THEME _PDP/archive.php:36 Stack trace: #0 /usr/home/eljou.com/web/wp-includes/template-loader.php(74): include() #1 /usr/home/eljou.com/web/wp-blog-header.php(52): require_once('/usr/home/eljou...') #2 /usr/home/eljou.com/web/index.php(22): require('/usr/home/eljou...') #3 {main} thrown in /usr/home/eljou.com/web/wp-content/themes/THEME _PDP/archive.php on line 36